shim


A puertas de los treinta
Lo que me pasa por la cabeza


Noviembre del 2005


Tipologías

Desde mi gabinete de crisis se está llevando a cabo una ardua investigación cuyo objeto principal de estudio es el mononeurona ibérico y su comportamiento a nivel social y en el cortejo de la hembra, ya sea con fines amorosos, o simples deseos carnales como suele suceder (lo cual no reprobamos)

Para trabajo de tremendo tamaño (que nadie se lleve a engaño, hablo de la investigación durísima), estamos empleando multitud de horas, ya sea en investigación vía internet o trabajo de campo.

Aún estamos sacando conclusiones.

Sorprendentemente... Hemos de indicar que... los mononeuronas no se rigen por una única pauta de comportamiento preestablecida como cabía prever...

¡¡¡Al menos cuentan con tres o cuatro!!! Todo un logro evolutivo.

En una cosa coinciden por ahora todos los de nuestro estudio:

Ante la pregunta de nuestros encuestadores "¿Te consideras buena persona?", todos respondieron afirmativamente, por tanto; féminas españolas, anden tranquilas, los mononeuronas son todos buenas personas. No hay que temer nada, por tanto... La maldad y la mala leche deben ser, cosas de mujeres.

Una pregunta que también gustan de responder afirmativamente es a la de "¿Eres sincero?" Por supuesto. Lo son. Ninguno respondió negativamente.

Con tan buen material vaticino que saldrá una buena encuesta.

Aún nos encontramos en pleno trabajo de campo, pero iremos depurando poco a poco los resultados :)

Los mononeuronas ganan mucho cuando se les trata de cerca. Algunos no se merecen el calificativo de mono-neurona, pues han demostrado con creces tener al menos dos, como ésta que escribe, y todo hay que decirlo y reconocerlo, incluso las virtudes ajenas.

Lo más complicado es entender lo que ellos entienden por "amistad con sexo" o "sexo sin compromiso", porque, efectivamente, la mayoría, lo que quieren decir es eso: "una vez tengamos sexo, si te he visto no me acuerdo" xD

Quizá ahí radiquen las principales diferencias entre las ocupaciones de las neuronas de unos y otras... puede ser. Aún no tenemos conclusiones, pues tenemos a expertos estudiando a fondo en el Canadá, y los resultados de allí tardan bastante en llegar, pues internet no tiene capacidad suficiente de almacenaje de tantos datos.

Seguiremos investigando... lleva tiempo, como puede verse.

Buenas tardes.

Publicado por Alecé el 27 de Noviembre, 2005, 15:35 ~ Comentarios 21 ~ Comentar ~ Referencias (0)


Triste y tristísima, y nadie más triste

Cuando te sientes triste... es una sensación... ¿cómo diría? Un poco... Auntocomplaciente, para qué negarlo.

Yo de esto sé un puñao. Vamos, que no me pongo a llorar como una Magdalena porque tengo que escribir un artículo muy importante para un blog muy importante y el tiempo apremia. Cosas del estrés que llevo, que si no...

Sabes que estás triste por varos síntomas. Yo tengo uno que no falla nunca:

Es un estar sin estar.

Que sí.

A ver.

Es como lo del mesenger ése que ya expliqué en su día. Es como si te conectas con el "Ausente", estás, pero "no estás". Pues más o menos igual. Vale, ¿y entonces  para qué te conectas? Porque necesitas comunicarte, ¡¡¡pues pónte disponible!!! ¡¡¡No, porque no lo estás!!! Es como cuando estás triste, es lo mismo: Tú estás ahí.

No te quitas. Estás. Pero tampoco te vas a poner a darle charla a nadie: "ehh, hola, que bonito todo, ¿no? y qué triste yo..." Pero tú ahí, perpetu@. Que te vean. (De ahí que yo diga que la tristeza es un poco autocomplaciente) "¿Qué te pasa?" "Nada" "¿Y esa cara?" "La mía" ¿"Cómo estás?" "Bien"

Vale. Es TU tristeza, y no quieres que NADIE se meta, pero, se nota a leguas.

Ahora se lleva mucho también eso de hacerse fotos con "mi cara triste". Aprovechando las cámaras digitales y las web cams, ahora ya tod@s podemos tener una carpeta en nuestro pc llamada "Yo triste".

L@s más morbos@s pueden retocarlas y ponerlas en sepia o en blanco y negro, que es ya el colmo de la penuria ("yo muy muy triste_grises_jpeg"), y luego pueden hacer copias y mandarlas a quienes quieran que sepan que están tristes, o, incluso, colgarlas en su web blog o en su fotolog con el siguiente texto: "Hoy no hay palabras... Estoy tristísim@"

La tristeza es como un golpe en el pecho, como un nudo contínuo en la boca del estómago... Vamos, que se parece un poco a un estado entre enamoramiento y una intoxicación alimenticia... es una mezcla.

Pero con más autocompasión.

¿Quién no se ha puesto la música que le hace llorar en los días tristes?

Incluso hay gente que tiene discos y remix especialmente para esos días... Aunque esos ya son gente demasiado especial... ¿Que cómo se llaman los discos?

"Música para llorar"

¿Alguien ha tratado de llorar abrazad@ a una almohada alguna vez? (bueno, no es nada vergonzoso... yo he de aceptarlo, lo reconozco, y soy una persona normalísima, aquí estoy, no pasa nada) Y desahoga... Pero... si miramos la situación desde fuera... ¡¡¡dios!!! Personas adultas abrazando almohadas... Vale, todo el mundo tiene su vulnerabilidad y sus gustos... pero... una almohada...

Y, lo peor de estar triste, no es que te pongas triste, sino que, muchos aprovechamos para ponernos triste "por mi, por mis compañeros y por mi primero". Que nadie ose rebatir esto, por san dior.

Están los que todo, pero TODO, les va peor que a ti. "Se ha muerto mi perro" "Eso no es nada, a mí hoy se me han muerto 2 perros".

Y si seguimos no paramos...

El caso, es que cuando estamos tristes, lo mejor es reírnos de nosotros mismos... porque, al menos muchos, somos de risa.

Publicado por Alecé el 17 de Noviembre, 2005, 16:25 ~ Comentarios 49 ~ Comentar ~ Referencias (0)


El Siglo XXI, moderneces y mi abuela

Yo tengo una abuela a la que quiero muchísimo. La pobre anda pachucha, así que, como es debido, la quiero todavía más.

Pero... resulta que mi abuela a veces, sin querer queriendo, me recuerda que "tú ya no eres una mocita" como ella dice.

Me recuerda que sigo desempleada. Es entonces cuando le gusta hablar de las opciones y salidas laborales que tienen todos aquellos que SÍ eligieron bien "una carrera como dios manda".

Cuando toca este tema, yo paso del tema al temo... porque... sé que en breve me recordará el futuro prometedor que tenía mi último novio y lo tontísima que fui al dejarlo ("ya que no hiciste carrera de provecho, cásate con hombre de provecho")

Entonces yo salto con las cosas del querer, y aprovecho para hacer mi alegato personal en contra del matrimonio y de ser una mantenida. Y le hablo de firma de papeles y de acuerdos no verbales, y de sentimientos. Y no sé si me entiende. Pero sé que ella me quiere.

Del empleo pasamos al tema importante... ¿cuándo te echarás novio?

Y yo pienso para mis adentros: ¡¡¡eso, eso, reyes magos!!!

Lo que ocurre es que mi abuela y yo tenemos conceptos muy diferentes de cómo debe ser una pareja, eso seguro. Ella quiere que encuentre uno con trabajo fijo, que me diga eso de : "mujer, te quiero tanto que vas a dejar de trabajar", también quiere que yo tenga hijos, pero no muchos, porque ahora dice siempre : "si yo hubiera tenido entendimiento no tendría ni uno, ni uno de los nueve!!!" (y mis tíos se llevan las manos a la cabeza)

Y yo, Reyes Magos,

no sé cómo decirle a mi abuela varias cosas:

1- Que la mayoría de los tíos me siguen pareciendo o gays o mononeuronas

2- Que dudo que me case

3- Que dudo que tenga hijos

4- Que si consigo trabajar nunca un hombre me hará dejarlo, aunque sea de cajera  en el Ikea

5- Que para ser feliz no necesito un hombre, leches!!!

Y, lo mejor, lo mejor, es que, ésta es la misma abuela que hace unos años me insistía en que tenía que guardar "mi tesorito" (y no se llevaba el señor de los anillos) para el día de mi boda xD

- Menos mal que ya cuando me lo dijo era tarde, porque me veo llegando a los 50, con suerte, en el programa de Juan Ymedio, ¡¡¡buscando pareja e insistiendo muy firmemente en mi virginidad!!!

En fin... Las cosas de mi abuela, a la que quiero muchísimo.

Próximamente: tipos de mononeuronas "Cómo verlos venir y apartarse a tiempo"

Publicado por Alecé el 16 de Noviembre, 2005, 16:07 ~ Comentarios 10 ~ Comentar ~ Referencias (0)


Tres veces Tres

En un momento de debilidad mis dos neuronas hicieron contacto y estuve pensando...

Sí...

Vale

Quien quiera creer que crea.

Estuve pensando. Y llegué a la conclusión de que el número TRES me va a marcar este año:

-  En TRES MESES haré 1 añito con el SAE

- TRES parejas tuve, y esto enlaza con que dentro de

- TRES MESES hará 1 año que, por San Conde Mor, este cuerpecito serrano no lo catan na más que los de la seguridad social (dato altamente preocupante, Reyes Magos, que me estáis tocando ya las narices)

- TRES AÑOS para los 30 ( por favor, un gran silencio)

Uooooo...

Muchos TRES veo yo. Y esto me acaba de recordar, absurdamente y sin venir a cuento, al anuncio de no sé qué coche que sale la gente con TRES manos y con TRES pies -lo odio, me da grima-

Digo yo: 3 x 3 = 9

¿Quiere decir esto que tendré que esperar NUEVE años?

¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!

Porque si es así ahora mismo estoy escribiendo la carta de reclamaciones a quien corresponda, que menuda soy yo...

Bueno... La iré escribiendo. Ahí queda dicho.

Esto es lo que pasa cuando se tiene mucho tiempo libre y dos neuronas. Seguro que los mononeuronas no tienen esta absurda problemática.

En fin, voy a ir al SAE, a ver si al menos rompo la cadena antes de los TRES meses, porque eso SÍ está en mi mano.

Lo otro, lo otro está está en MANOS ajenas (que requetemalo, por San dior)

- Qué se le va a hacer, las cosas del barbecho y de la treintena, que se acerca-

Publicado por Alecé el 10 de Noviembre, 2005, 8:48 ~ Comentar ~ Referencias (0)


Alecé y los ordenadores: encuentros en la 3ª fase:

Bien, hace poco empecé a usar ordenador, reconozco que fue toda una experiencia. A pesar de mis miedos iniciales, la primera vez no dolió tanto como pensaba, eso sí, tampoco disfruté lo que disfruto ahora, todo hay que decirlo.

Lo que sí creé fue mucha expectación entre mis conocidos. Se corrió la voz de que me iba a cercar por fin al extraño mundo del teclado, la pantalla, el ratón... en fin... todo un acontecimiento, para qué engañarnos.

Lo primero que aprendí fue una secuencia extraña, extrañísima, que mi padre me repetía una y otra vez: "BAJO NINGÚN CONCEPTO PULSES ESAS TECLAS"... dios ¿qué tendrían esas teclas?... Me sentía como se debía de sentir Rehagan  con el famoso maletín (sí, ése que tiene un botón para volar el mundo, ¿no os acordáis?) Bien, pues fue lo primero que aprendí, fue mi gran salvación en momentos de no saber qué hacer con el cacharro, fue mi gran, gran, gran, desahogo:

"Ctrl.+ Alt+ Supr."

Secuencia salvadora... ¿cómo no te aprendí antes? Me encantas, te quiero, te adoro, secuencia salvadora, a ti me encomiendo una y otra vez, (siempre que mi padre no ande cerca, claro está), secuencia salvadora y clandestina.

Bien, pude demostrar que era capaz de manejarme con las teclas y dos dedos, ¿qué no se puede? Pues mira: ¿con qué estoy escribiendo? ¿No ves que sí se puede?

Bien, fui, poco a poco, cogiendo práctica, mis dos dedos pasaron a ser tres en las ocasiones más locas. Ahora los manejo sin pudor alguno, soy la Carlos Sainz de las teclas... (siempre se me atascan) Pero no era de esto acerca de lo que iba a hablar. Quería comentar lo último que me ha pasado con este bicho, mi gran amigo en las noches solitarias (léase en todas.)

Una vez explorado el mundo de los ordenadores, una vez perdido el miedo a lo desconocido, poco a poco también (siempre poco a poco), fui iniciándome en INTERNET, mi gran desconocid@ (dios, ¿qué narices es una arroba? Me suena a medida de peso.)

Hasta ahí los progresos fueron correlativos en el tiempo y en intensidad (siempre poquito a poco), pero... Oh, dios, oh... ¿messenger? ¿Qué es eso?

Para aquél/ aquella que no lo sepa, el messenger es como un club privado, como una comunidad secreta, sólo para los más aventajados (shhis), es algo que no se puede explicar, es algo secreto, furtivo (no puedo hablar más, me emociono)

Sólo decir que con el messenger ¡¡¡puedes hablar!!! ¡¡¡Hablar!!! … Uff… Hablar, ver, oír, casi tocar, qué miedo.

 Es un club muy elitista. De hecho, puedes eliminar a los miembros que no te agraden, puedes incluso "No admitirlos" a tu antojo, puedes ignorarlos, puedes engañarlos también, es muy sencillo, les dices que estás "Ausente" o que vuelves enseguida, y ya está… bueno… ya está no, porque claro, eso lo saben todos los miembros del club, así que, si pones "Ausente", los otros miembros pensarán que estás, y te hablarán, y si pones "No disponible" pensarán que es porque estás ocupado/a con ellos, y te hablarán, al final, te quedan dos opciones:

1-     "No admitir"

2-    Hacerte otra cuenta, mucho más elitista.

Pero… no se queda ahí la cosa, no es tan sencillo. Vamos a poner un breve ejemplo de lo que te puede suceder con ambas opciones:

1-     Decides "No admitir" a alguien, por lo que sea, porque no te apetece hablar con esa persona, porque prefieres estar con otra, porque no puedes, o qué sé yo… porque te pone de los nervios, por poner un ejemplo… pues bien…

Hay que tener mucho mucho cuidado con esto. En primer lugar, debes tener cuidado con quién hablas y qué le cuentas. Suele suceder que la persona a la que no admitas esté hablando con la otra persona a la que sí admites, y siempre acaban hablando de ti… cosas de la vida… Invéntate lo que sea, porque ya te han pillado. "Mi messenger es una caca", "No podía hablarte, no sé por qué", "Me pasó algo rarísimo", lo que sea, pero inventa, inventa ya. Lo que sea… la otra persona se dará cuenta, pero hará como que no, y no te sacará más el feo asunto.

Otro suceso… este es mucho más escabroso. Se me ponen los pelos como escarpias, da miedo. Lo cuento, pero que nadie se asuste.

Pongamos, por ejemplo, que decides no admitir a una persona, pongamos por ejemplo que no soportas a esa persona, pongamos, por ejemplo, que crees que esa persona es obsesiva y que le falta un hervor, por poner un ejemplo. Bien, tú sabes que esa persona puede ver si la admites o no, lo sabes porque te lo ha dicho, esa persona se dedica a controlar a los otros miembros del club, pongamos ese hipotético ejemplo.

Bien, te armas de valor y decides no admitirla, no te apetece hablar con ella, y punto. Bien. Lo haces. Miras su icono y le das al "No admitir" con el botón derecho del ratón, sientes que estás haciendo una proeza, sientes un gran alivio, ¡¡¡por fin!!! Lo hiciste, eres feliz.

Bueno… pues no… pues no… ¡¡¡Coño!!! Esa persona te está hablando, dios ¡¡¡te está hablando!!! ¡¡¡Coño!!! La tienes no admitida… y… ¡¡¡Te está hablando!!! Mierda, ya las has cagado, no contabas con "la abilidad de una rata", sólo te queda una opción: ELIMINARLO (y respirar aliviado/a)

Eso sí, siempre te quedará la duda acerca de si esa persona, por más que la saques de tu club, seguirá colándose por las alcantarillas. Por si acaso, mejor cambia las claves y hazte otra cuenta.

2-    Decides hacerte otra cuenta.

Crees que así tienes tu club mucho más reducido, mucho más elitista, mucho más selecto, ¿no? … Pues… NO

Al principio, con el susto en el cuerpo, no le darás esa cuenta a NADIE, ¡¡¡es tu club privado!!! Pero, al final te cansas de no tener a nadie. Es triste conectarse y ver que no puedes hablar, ni hacer un monólogo, ni nada de nada. NADA. ¿De qué te sirve tu nueva cuenta?

Decides ir admitiendo a algunos miembros, pero, esta es una sociedad secreta, les haces firmar un pacto de silencio… Pues… NO ES SUFICIENTE. Tarde o temprano, algún miembro del club olvidará que era un club secreto, y te agregará a algún baile donde habrá mil miembros que fuiste eliminando de la otra cuenta…

Tienes tres opciones:

A-   Te sales del baile, sin saludar ni nada.

B-    Te inventas otra identidad. ¿Eh? ¿Quién me ha invitado? No, yo no soy tal, no me parezco en nada, ni lo conozco.

C-    Te inventas cualquier excusa para salir del paso: "Mi messenger es una caca", "No podía hablarte, no sé por qué", "Me pasó algo rarísimo", y al instante te haces una nueva cuenta, eso sí, esa secreta secreta secreta, por supuesto, faltaría más.

 Continuará...

 Continuará...

 

Publicado por Alecé el 7 de Noviembre, 2005, 17:53 ~ Comentarios 16 ~ Comentar ~ Referencias (0)


Queridos Reyes Magos II:

Queridos Reyes Magos II:
Quería deciros que desde que os escribí aquella carta ando realmente preocupada.
Mucho.
Ya no sé si me vais a traer el regalo que os pedí o no. Y eso es un sinvivir, como os podréis imaginar.
Salgo a la calle (es un decir, imaginad que salgo), y miro a todo el que pasa, no vaya a ser que ande yo distraída y se me pase de largo.
 Me pregunta un señor la hora... y me acuerdo de vuestra familia pensando que ya me habéis mandado un madurito interesante...
Hoy, sin ir más lejos, creo que lo encontré. Vamos, vosotros tendréis que saberlo, porque vosotros lo pondríais allí, digo yo, ¿no? ¿o yo estoy loca? ¿eh? ¿eh?
Él parecía interesado. Insistió mucho, cosa que me halagó bastante, para qué mentir. A una le gusta que le suban el ego.
No paró hasta dar conmigo... eso es interés y lo demás son tonterías.
Quería verme. Me necesitaba. Urgentemente.
Me citó en un sitio apartado. Sólo dijo su nombre, nada más...
Llegué puntual, ni antes ni después. No quería parecer ansiosa, aunque tampoco quería llegar tarde.
Lo vi allí.
El HOMBRE.
Me miró.
Lo miré.
Qué ojos...
Qué ojazos...
Vale, de acuerdo, me llamó para una entrevista nada más.
Pero insistió mucho.
Y el sitio es apartado. Y es urgente. Y es.... es... Y tiene mi teléfono. Y le he dicho que me llame (vale, sí, para confirmarme cuanto antes lo que hablamos, claro...)
Pero tiene unos ojazos.....
Vale.
Reyes Magos... que digo yo que mejor lo que me traigáis lo traéis con una moña en la cabeza, y lo digo en serio.
Porque lo que no es normal es que me hablen de dinero y yo le mire la boca (diciendo mentalmente "jarl") al que me está hablando por San Dior, que ni estamos en primavera ni hay tanta feromonosidad en el ambiente, digo yo.
Mmm... Hasta con moña y todo creo que debe estar mono...
Vale, he aquí momento mononeuronal.
Lo que demuestra que no somos tan distintos.
Sólamente que ellos son un poco más... mejor me callo, no se me ofenda el personal.
PD: Reyes Magos, también pido, ya que estamos, un poquito de diplomacia pa mí y pa todos mis compañeros (y pa mí primero), que últimamente no ando yo mu fina y digo las cosas con mucha sinceridad.
Bueno... diplomacia, hipocresía... llamadlo como gustéis... je... pero algo que me trence las palabras, porque cuando no te piden opinión lo mejor que puedes hacer es no darla, creo yo.
Humildemente vuestra, para serviros siempre:
Alecé, o lo que es lo mismo:
Selene de Mitilene Alfa y Omega Sobre Todas Las Cosas
PD2: Ah... Y... Pido también que me bajéis el EGO, que lo tengo muy subido (será por la de HOMBRES que me llaman insistentemente XD), ya que siempre peco de impertinente, metomentodo,  y egolocéntrica... Y eso sí que no.
Se despide de vosotros, rogando encarecidamente sean oídas sus plegarias:
La misma de antes.

Publicado por Alecé el 6 de Noviembre, 2005, 22:59 ~ Comentarios 11 ~ Comentar ~ Referencias (0)


 
Blog
-
-
Inicio
-
-
Sobre Mí
-
-
Mis fotos
-
-
Escribeme
-
-
-
-
-
Categorías
-
-
General [7] Sindicar categoría
-
-
Mi vida es un asco [7] Sindicar categoría
-
-
Mononeuronas [10] Sindicar categoría
-
-
Calendario
-
-
<<   Noviembre 2005  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     
-
-
Archivo
-
-
Febrero 2006 [4]
Diciembre 2005 [5]
Noviembre 2005 [6]
Octubre 2005 [2]
Septiembre 2005 [7]
-
-
Sindicación
-
-
Artículos
Comentarios
-
-
Mundos Paralelos
-
-
Confieso que he vivido
Descalza
eGrupos
El ojo de la cerradura
J.F.Cárceles
La belleza del desencanto
Lady Dilema (Moda)
MarioSanMiguel
Mi otra realidad
Petalos de Rosa Amarilla
Requiebros
Stand by me
ZoomBlog
-
-

Blog alojado en ZoomBlog.com