shim


A puertas de los treinta
Lo que me pasa por la cabeza


7 de Noviembre, 2005


Alecé y los ordenadores: encuentros en la 3ª fase:

Bien, hace poco empecé a usar ordenador, reconozco que fue toda una experiencia. A pesar de mis miedos iniciales, la primera vez no dolió tanto como pensaba, eso sí, tampoco disfruté lo que disfruto ahora, todo hay que decirlo.

Lo que sí creé fue mucha expectación entre mis conocidos. Se corrió la voz de que me iba a cercar por fin al extraño mundo del teclado, la pantalla, el ratón... en fin... todo un acontecimiento, para qué engañarnos.

Lo primero que aprendí fue una secuencia extraña, extrañísima, que mi padre me repetía una y otra vez: "BAJO NINGÚN CONCEPTO PULSES ESAS TECLAS"... dios ¿qué tendrían esas teclas?... Me sentía como se debía de sentir Rehagan  con el famoso maletín (sí, ése que tiene un botón para volar el mundo, ¿no os acordáis?) Bien, pues fue lo primero que aprendí, fue mi gran salvación en momentos de no saber qué hacer con el cacharro, fue mi gran, gran, gran, desahogo:

"Ctrl.+ Alt+ Supr."

Secuencia salvadora... ¿cómo no te aprendí antes? Me encantas, te quiero, te adoro, secuencia salvadora, a ti me encomiendo una y otra vez, (siempre que mi padre no ande cerca, claro está), secuencia salvadora y clandestina.

Bien, pude demostrar que era capaz de manejarme con las teclas y dos dedos, ¿qué no se puede? Pues mira: ¿con qué estoy escribiendo? ¿No ves que sí se puede?

Bien, fui, poco a poco, cogiendo práctica, mis dos dedos pasaron a ser tres en las ocasiones más locas. Ahora los manejo sin pudor alguno, soy la Carlos Sainz de las teclas... (siempre se me atascan) Pero no era de esto acerca de lo que iba a hablar. Quería comentar lo último que me ha pasado con este bicho, mi gran amigo en las noches solitarias (léase en todas.)

Una vez explorado el mundo de los ordenadores, una vez perdido el miedo a lo desconocido, poco a poco también (siempre poco a poco), fui iniciándome en INTERNET, mi gran desconocid@ (dios, ¿qué narices es una arroba? Me suena a medida de peso.)

Hasta ahí los progresos fueron correlativos en el tiempo y en intensidad (siempre poquito a poco), pero... Oh, dios, oh... ¿messenger? ¿Qué es eso?

Para aquél/ aquella que no lo sepa, el messenger es como un club privado, como una comunidad secreta, sólo para los más aventajados (shhis), es algo que no se puede explicar, es algo secreto, furtivo (no puedo hablar más, me emociono)

Sólo decir que con el messenger ¡¡¡puedes hablar!!! ¡¡¡Hablar!!! … Uff… Hablar, ver, oír, casi tocar, qué miedo.

 Es un club muy elitista. De hecho, puedes eliminar a los miembros que no te agraden, puedes incluso "No admitirlos" a tu antojo, puedes ignorarlos, puedes engañarlos también, es muy sencillo, les dices que estás "Ausente" o que vuelves enseguida, y ya está… bueno… ya está no, porque claro, eso lo saben todos los miembros del club, así que, si pones "Ausente", los otros miembros pensarán que estás, y te hablarán, y si pones "No disponible" pensarán que es porque estás ocupado/a con ellos, y te hablarán, al final, te quedan dos opciones:

1-     "No admitir"

2-    Hacerte otra cuenta, mucho más elitista.

Pero… no se queda ahí la cosa, no es tan sencillo. Vamos a poner un breve ejemplo de lo que te puede suceder con ambas opciones:

1-     Decides "No admitir" a alguien, por lo que sea, porque no te apetece hablar con esa persona, porque prefieres estar con otra, porque no puedes, o qué sé yo… porque te pone de los nervios, por poner un ejemplo… pues bien…

Hay que tener mucho mucho cuidado con esto. En primer lugar, debes tener cuidado con quién hablas y qué le cuentas. Suele suceder que la persona a la que no admitas esté hablando con la otra persona a la que sí admites, y siempre acaban hablando de ti… cosas de la vida… Invéntate lo que sea, porque ya te han pillado. "Mi messenger es una caca", "No podía hablarte, no sé por qué", "Me pasó algo rarísimo", lo que sea, pero inventa, inventa ya. Lo que sea… la otra persona se dará cuenta, pero hará como que no, y no te sacará más el feo asunto.

Otro suceso… este es mucho más escabroso. Se me ponen los pelos como escarpias, da miedo. Lo cuento, pero que nadie se asuste.

Pongamos, por ejemplo, que decides no admitir a una persona, pongamos por ejemplo que no soportas a esa persona, pongamos, por ejemplo, que crees que esa persona es obsesiva y que le falta un hervor, por poner un ejemplo. Bien, tú sabes que esa persona puede ver si la admites o no, lo sabes porque te lo ha dicho, esa persona se dedica a controlar a los otros miembros del club, pongamos ese hipotético ejemplo.

Bien, te armas de valor y decides no admitirla, no te apetece hablar con ella, y punto. Bien. Lo haces. Miras su icono y le das al "No admitir" con el botón derecho del ratón, sientes que estás haciendo una proeza, sientes un gran alivio, ¡¡¡por fin!!! Lo hiciste, eres feliz.

Bueno… pues no… pues no… ¡¡¡Coño!!! Esa persona te está hablando, dios ¡¡¡te está hablando!!! ¡¡¡Coño!!! La tienes no admitida… y… ¡¡¡Te está hablando!!! Mierda, ya las has cagado, no contabas con "la abilidad de una rata", sólo te queda una opción: ELIMINARLO (y respirar aliviado/a)

Eso sí, siempre te quedará la duda acerca de si esa persona, por más que la saques de tu club, seguirá colándose por las alcantarillas. Por si acaso, mejor cambia las claves y hazte otra cuenta.

2-    Decides hacerte otra cuenta.

Crees que así tienes tu club mucho más reducido, mucho más elitista, mucho más selecto, ¿no? … Pues… NO

Al principio, con el susto en el cuerpo, no le darás esa cuenta a NADIE, ¡¡¡es tu club privado!!! Pero, al final te cansas de no tener a nadie. Es triste conectarse y ver que no puedes hablar, ni hacer un monólogo, ni nada de nada. NADA. ¿De qué te sirve tu nueva cuenta?

Decides ir admitiendo a algunos miembros, pero, esta es una sociedad secreta, les haces firmar un pacto de silencio… Pues… NO ES SUFICIENTE. Tarde o temprano, algún miembro del club olvidará que era un club secreto, y te agregará a algún baile donde habrá mil miembros que fuiste eliminando de la otra cuenta…

Tienes tres opciones:

A-   Te sales del baile, sin saludar ni nada.

B-    Te inventas otra identidad. ¿Eh? ¿Quién me ha invitado? No, yo no soy tal, no me parezco en nada, ni lo conozco.

C-    Te inventas cualquier excusa para salir del paso: "Mi messenger es una caca", "No podía hablarte, no sé por qué", "Me pasó algo rarísimo", y al instante te haces una nueva cuenta, eso sí, esa secreta secreta secreta, por supuesto, faltaría más.

 Continuará...

 Continuará...

 

Publicado por Alecé el 7 de Noviembre, 2005, 17:53 ~ Comentarios 16 ~ Comentar ~ Referencias (0)


 
Blog
-
-
Inicio
-
-
Sobre Mí
-
-
Mis fotos
-
-
Escribeme
-
-
-
-
-
Categorías
-
-
General [7] Sindicar categoría
-
-
Mi vida es un asco [7] Sindicar categoría
-
-
Mononeuronas [10] Sindicar categoría
-
-
Calendario
-
-
<<   Noviembre 2005  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     
-
-
Archivo
-
-
Febrero 2006 [4]
Diciembre 2005 [5]
Noviembre 2005 [6]
Octubre 2005 [2]
Septiembre 2005 [7]
-
-
Sindicación
-
-
Artículos
Comentarios
-
-
Mundos Paralelos
-
-
Confieso que he vivido
Descalza
eGrupos
El ojo de la cerradura
J.F.Cárceles
La belleza del desencanto
Lady Dilema (Moda)
MarioSanMiguel
Mi otra realidad
Petalos de Rosa Amarilla
Requiebros
Stand by me
ZoomBlog
-
-

Blog alojado en ZoomBlog.com